Atrapados en nuestra propia mente

atrapados-en-nuestra-mente

Resulta curioso y absurdo que hayamos desarrollado una cultura y una sociedad donde hemos acabado perdiendo la libertad, no por la habitual causa histórica de violencia y sometimiento a manos de otros, sino esta vez encarcelados por nuestra propia mente. Sometidos por la ‘herramienta’.

Vivimos en un estado de inconsciencia emocional que nos empuja a una búsqueda compulsiva de lo abstracto, a una obsesión por las ideas y los modelos de pensamiento. Un mundo artificial que construimos en un intento infructuoso de dar coherencia y sentido a toda esa realidad emocional que no logramos aceptar, ya sea porque la rechacemos o porque no la comprendamos.

Nos identificamos con todos esos sistemas de creencias, prejuicios e ideas, y nos apegamos a ellos como si fueran el más preciado de los tesoros. Creemos que ‘eso’ es lo que somos. Reducimos nuestro valor, todo nuestro ser, a unas simples construcciones abstractas generadas por la mente pensante -una mera herramienta que está condicionada por sufrimientos no resueltos del pasado y que mantenemos muy desconectada de nuestra realidad interior.

Esta visión tan confundida y reduccionista de nuestro ‘yo’ nos lleva a una defensa a ultranza de nuestras ideas: las protegemos como si fueran nuestra propia vida. Este es el caldo de cultivo perfecto para que broten las intolerancias, los resentimientos y todas las demás actitudes tóxicas que nos dificultan y amargan la vida.

Bajo esta percepción limitada y condicionada de nuestra realidad no es posible disfrutar de una vida plena, tan distantes de nuestra esencia, de lo que somos. Nos hemos alejado de lo real, de la experiencia. Estamos perdiendo el contacto con la propia vida y con su extraordinaria simplicidad.

Para verdaderamente sentirnos felices y realizados, necesitamos liberarnos…

Liberarnos del secuestro de la herramienta pensante y  de toda la inconsciencia emocional que fortalece e impulsa este encarcelamiento. A la salida de esta absurda prisión nos esperan la alegría, la confianza, y una amable y profunda conexión con los demás. Siendo libres, volveremos a ser SERES HUMANOS.

–  Sergio –


SI QUIERES SEGUIR EL BLOG:
Email *


Etiquetas: , , ,

Publicado 8 septiembre, 2016 por sergio in category "Reflexiones

13 COMMENTS :

  1. By sergio (Autor del artículo) on

    Os comprendo completamente… yo no he conocido otra cosa en mi vida que el absoluto dominio de mi mente. Lo cierto es que puedes desesperarte o sentirte vencido porque parece imposible salir de esta situación. Pero sí es posible, poco a poco podemos abandonar la prisión. Para ello tenemos que cultivar la atención plena y la quietud, para así romper con la ilusión de que tú eres tu mente. Cuando la observas hablándote, pensando, quejándose, etc. y TÚ eres testigo de eso, empiezas a desidentificarte y a no ser arrastrado tan fácilmente por ella. Comienzas a oler la libertad y progresivamente puedes ser y actuar como verdaderamente quieres y sentirte más feliz!. Os dejo el enlace al artículo donde hablo del Mindfulness: http://www.enbuscadelabrujulainterior.com/mindfulness-2/

    Muchas gracias por los comentarios, y ¡mucho ánimo en el viaje hacia uno mismo!.

    Responder
  2. By huguisan on

    No se como expresar mis pensamientos frente a esta cruel realidad pero lo que si se es que es fundamental vivir el hoy como una expresión propia del individuo,las cosas mas sencillas de la vida son las que deben llenarnos de alegría,por ello libertad sin vivir hoy no creo concebirla mañana no se que pasara y el pasado quedo atrás.

    Responder
    1. By sergio (Autor del artículo) on

      Muy cierto… hay veces que escuchando o leyendo a los demás ciertas frases me llegan más que cuando me las oigo a mí mismo… y lo cierto es que ahora estoy un poquito más ‘presente’ que antes de leerte así que gracias! Saludos.

      Responder
    1. By sergio (Autor del artículo) on

      Hola Ariel. El libro que comentas y ‘El poder del ahora’ son realmente fantásticos. Yo tuve el placer de descubrir estos libros al poco tiempo de embarcarme en este viaje y la verdad es que me ayudaron mucho, sobre todo escuchar al propio Eckhart con esa serenidad y la inocencia que transmite.
      Un saludo!

      Responder
    1. By sergio (Autor del artículo) on

      Eso es, se trata de saber darle uso! No es sólo nuestro enemigo… suele serlo porque nuestra cultura nos educa de forma horrible y nos llena de miedos. La culpa no es de la mente en realidad, ella hace lo que debe hacer: protegernos. Pero su potencial para hacernos disfrutar y sentirnos bien es extraordinario, así que hay aprender a usarlo en nuestro favor…

      Gracias Ruben por comentar, un cordial saludo!

      Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *