¿Escribir un diario? ¿en serio?

diario y pluma

No es la primera vez que escribo en un papel sobre mi mundo interior, pero es la primera vez que lo hago de forma metódica. En el último año me he limitado a escribir cuando me surgía, que podían ser dos días seguidos o cuarenta sin escribir. Y la verdad es que poner en papel lo que nos ocurre a diario, sobre todo lo que sentimos y nuestras reacciones, es una tarea muy compleja por muchas razones. En primer lugar, los prejuicios no ayudan ya que escribir un diario o un cuaderno de reflexiones que van más allá de lo intelectual es algo que parece propio de adolescentes o de gente “rarita” (sobre todo si eres hombre). Seguramente los que más creen en este prejuicio son los que más lo necesitan ya que si te parece ridículo un cuaderno de reflexiones emocionales, es porque menosprecias el efecto de la inteligencia emocional, y por tanto tiendes a reprimir y tapar las emociones con todo tipo de distracciones y obsesiones.

Además, no es un buen trago para nuestro ego tener que aceptar y reconocer nuestros miedos. Y menos dejar evidencia escrita de ello. Nos hacen creer que una persona valiente es aquella que no tiene miedos, sin embargo, la realidad es muy diferente. En la mayoría de culturas ancestrales siempre han sabido que el valiente no es aquel que no siente miedo, sino aquel que se atreve a mirar directa y honestamente a todos sus temores. De hecho ésa es la única forma de disolverlos o mitigarlos.

También hay que tener en cuenta que cuando nos encontramos en un estado emocional negativo, generalmente lo último que apetece es escribir sobre ello. Y para rematarlo, la mayoría de nosotros no tenemos habilidad identificando las diferentes emociones que sentimos. Puedes conocer perfectamente el léxico del mundo emocional, pero ser incapaz de distinguir qué es lo que estás sintiendo o que es lo que te ocurre. A mí me sorprendió bastante ver que era incapaz de diferenciar muchas veces lo que me ocurría…   frustrado y mal, son las únicas palabras que me venían, poco más. Ahora he mejorado algo en ese sentido, pero sigo sin apreciar matices sutiles y sin percibir algunas cosas que ocurren.

Así que con todo este hándicap, es normal que la mayoría de la población no se plantee escribir sus propias vivencias internas. En mi opinión, lo que hace falta para escribir con éxito es lo siguiente:

  • Confianza en que esta herramienta emocional es verdaderamente útil para ti (sólo tienes que ojear cualquier libro de neuropsicología o psicología cognitiva para darte cuenta del valor de esta herramienta);
  • Valentía suficiente para querer descubrir los miedos que están limitando tu vida y tu potencial;
  • Determinación basada en el fuerte convencimiento de que quieres una vida mejor, con más paz interior y alegría interna.

Uno de los milagros de escribir un cuaderno de introspección es que es una herramienta que permite romper con espirales o dinámicas de retroalimentación negativas, es decir, la pescadilla que se muerde la cola de toda la vida. Muchas veces son dinámicas de auto-sabotaje para evitar situaciones que nos incomodan, pero que acaban por aislarnos más, y esto a su vez nos lleva a adoptar conductas (vicios, obsesiones, distracciones,..) que nos alejan inevitablemente de sentirnos libres y felices. Con la escritura es más difícil quedar enredados en estas espirales porque te desmontas a ti mismo, porque ves que tomas decisiones que responden únicamente a evitar “cosas” incómodas que responden a miedos casi siempre irracionales de la infancia. Estamos viviendo nuestras vidas reaccionando y eligiendo de acuerdo a sufrimientos del pasado. Eso no es lo que queremos y necesitamos, así que hay que asumir la responsabilidad de tomar el mando para desarrollar una inteligencia emocional que nos permita vivir la vida que verdaderamente deseamos y nos merecemos.

 


SI QUIERES SEGUIR EL BLOG:
Email *


Etiquetas: , , ,

Publicado 2 septiembre, 2015 por sergio in category "Cuaderno de Viaje

8 COMMENTS :

  1. By rosana on

    muy buen consejo, en realidad siempre lo sup,pero nunca lo hice,va d chica si,pero, ahora que estoy grand,soy mama y estoy pasando x un dsierto… ufff ya me pongo hacerlo,muchas gracias, DIOS T BNDIGA…

    Responder
    1. By sergio (Autor del artículo) on

      Hola Rosana! Gracias por tu comentario, estoy convencido de que escribir te será muy beneficioso. A veces podemos sentir que perdemos el tiempo al escribir o que nos resulta monótono o aburrido. Simplemente se trata de coger el cuaderno y preguntarnos ¿cómo me siento ahora?? escribimos lo que nos venga, sea lo que sea, y listo. De ahí sólo pueden salir cosas auténticas, y esto es lo que puede hacernos más felices.
      Te mando mucho ánimo y te deseo mucho bienestar en la vida!

      Responder
      1. By Fabiana on

        Si, especialmente en oposición al “¿Qué estás pensando?” de Facebook, que no nos conecta con lo que nos está pasando.

        Responder
        1. By sergio (Autor del artículo) on

          Hola Fabiana. Pues la verdad es que sí, lo del “¿Qué estas pensando?” es un signo muy claro de lo desenfocados que estamos… Un saludo!

          Responder
  2. By Camila on

    Personalmente me gusta mucho escribir y lo encuentro liberador. Hace aproximadamente dos años que escribo en un blog y me resulta eficaz. Ser capaz de identificar y plasmar tus sentimientos requiere de mucha valentía y, sobre todo, confianza. He leído casi todos tus posts y la verdad es que me sorprende lo identificada que me siento con algunas frases o párrafos. ¡Gracias por compartirte! Saludos.

    Responder
    1. By sergio (Autor del artículo) on

      ¡Muchas gracias por tu comentario Camila! Me alegro de que te hayas identificado con lo que escribo.
      Si te apetece puedes poner la dirección web del blog donde escribes, así pueden leerte a ti también. Creo que todos estamos necesitados de sentir que no estamos solos en nuestras vivencias y conflictos internos. Es enriquecedor poder leer la travesía de otras personas en este viaje de crecimiento.
      Saludos y !gracias de nuevo!.

      Responder
  3. By graciela Neira on

    Es complicado escribir sobre tu vida, estoy escribiendo el libro de mi vida y a ratos me resulta demoledor y lo dejo, es el pasado, me ayuda a comprender lo que siento hoy pero muy a menudo lo dejo y no lo sigo. Esto de escribir cada día es como más fresco y representativo de lo que soy y me ayudaría a resolver todo aquello que pasa como una película por mi mente sin poder atraparlo para comprenderlo. un caza sentimientos y momentos para amarlos o nos disgusten y entonces los dejamos navegar por nuestro cuaderno hasta que desaparezcan. Una buena opción.

    Responder
    1. By sergio (Autor del artículo) on

      Lo siento Graciela, no vi tu comentario…

      Te entiendo perfectamente. La verdad es que escribir sobre uno con la perspectiva desde fuera con afán puramente descriptivo es bastante peligroso… porque lo haces desde el pensamiento, y así los deseos y los miedos pueden manejarte desde el inconsciente. Hay que enfocarlo con la intención de experimentarlo todo y dejarlo fluir, con curiosidad. A veces yo me descubro escribiendo en modo descriptivo y siempre es porque estaba siendo alimentado por algún resentimiento o algún viejo dolor… el beneficio de escribir está en aprender a tener el foco de nuestra atención en lo que ocurre y no en nuestras explicaciones.
      Espero que te vaya bien la escritura y que te permita ser un poco más libre cada día, que al final es lo que todos buscamos.
      Saludos!

      Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *