Esas voces que me atormentan

9

 

— Fragmento de mi diario personal, año 2014 —

Hoy siento que no lo puedo soportar más. Esta lucha me está consumiendo y desgastando, física y emocionalmente.

Siempre es lo mismo. Es esta maldita sensación, esta ansiedad permanente en todo lo que hago. Cualquier situación la vivo con urgencia o desesperación, obsesionado por resolver todo cuanto antes y a la perfección. Allá donde miro sólo encuentro problemas… y siento que debo afrontarlos como si mi vida estuviera en juego, sin poder cometer el más mínimo error.

Así no puedo disfrutar ni por un momento, no puedo sentir paz ni auténtica alegría; siento que no me lo puedo permitir, es como si no tuviera derecho a ello.

“¡Esfuérzate más!, ¡soluciónalo!, ¡es tu responsabilidad!, ¡es tu deber!. ¡No te equivoques!”.    

Reconozco perfectamente estas voces tiranas que me atormentan desde la profundidad propia de un viejo dolor sin curar. Sé que no son voces legítimas, que sólo son ecos fantasmales del pasado que ni siquiera me pertenecen; pero aún así me acaban convenciendo, obligándome a escuchar y a obedecer sus despiadadas exigencias: que luche desesperadamente para ser mejor, que me responsabilice de todo, que me preocupe y me exija hasta el extremo sin la más mínima compasión por mí mismo.

Estas voces me arrastran una y otra vez, y me siento miserable al ver que soy incapaz de evitarlo, que lo máximo que alcanzo es a ser testigo privilegiado de mi autosabotaje; esta situación es tan absurda que al contemplarla sólo consigo generarme una mayor sensación de rechazo y desprecio por mí mismo, añadiendo así más leña al fuego de la desesperación.

“¿Cómo puedes hacerlo tan mal?, ¿cómo puedes caer una y otra vez en lo mismo?… ¡Eres un inútil! ¡Tienes que hacerlo mejor!”.

Esta triste y lamentable dinámica en la que me siento atrapado se produce porque el niño en el que se instalaron estas voces, el que permanece escondido y arrinconado bajo este cuerpo y estos pensamientos de adulto, sigue convencido de que AÚN no es merecedor de aprobación ni de respeto, que no es digno de amor alguno… “¡NO ERES SUFICIENTEMENTE BUENO!”.

Es evidente que mi mente no está dispuesta a interrumpir la espiral de pensamientos ansiosos y desesperados mientras sienta que no soy suficientemente bueno ni merezco el amor de los demás. No es posible sentir paz ni seguridad bajo este tormento interno, bajo esta terrible confusión heredada.

Sé que la compasión es la única energía que puede sacarme de aquí, permitiéndome comprender y aceptar esta situación sin que se intensifiquen mi desesperación, mi resentimiento y mi culpa. Hoy, bajo esta visión tan estrecha y pesimista de mí mismo, no encuentro atisbo de esa compasión, de ese alimento esencial del que se nutre un alma sana.

Pero no he llegado hasta aquí para rendirme ahora, sólo espero que mañana esta despiadada lucha interior me dé un respiro y no someta a mi ser a tanto sufrimiento innecesario. La vida que merezco… me espera.

– Sergio –


SI QUIERES SEGUIR EL BLOG:
Email *


Etiquetas: , , , ,

Publicado 12 noviembre, 2016 por sergio in category "Cuaderno de Viaje

49 COMMENTS :

    1. By yesenia on

      holaaa gracias por el articulo es cierto es dificil luchar contra uno mismo….y no hay peor enemigo que uno mismo pero….se puede superar….yo estoy pasando por esto…y tengo que tener mucha paciencia y tratar de entender y aceptarme y amarme.

      Responder
      1. By sergio (Autor del artículo) on

        Me alegro Yesenia de que tengas esa actitud. Al final, todo se trata de aceptarse y amarse a uno mismo! Mucho ánimo y gracias por tu mensaje.

        Responder
  1. By MONICA E GOMEZ on

    HOLA LEIA Y SENTIA COMO SI FUERAN MIS PALABRAS..RELATOS DE LO Q VIVO A DIARIO….

    Responder
    1. By sergio (Autor del artículo) on

      Hola Mónica. Te mando mucho ánimo y no desistas en tu deseo de disfrutar de la vida que mereces. Esas voces hay que aceptarlas, sabiendo que no nos pertenecen. Todo se reduce a poner luz constantemente sobre ellas, a ver que no nos llevan a ningún sitio y que nos confunden una y otra vez. Es normal, nos sentimos culpables cuando vemos que no salimos de esa situación, pero es lo normal dado el mal aprendizaje que hemos tenido.

      No sé si ya escribes o meditas, pero te recomiendo ambas cosas (en el blog encontrarás algún artículo sobre ello, y próximamente escribiré algunos más prácticos sobre el tema). No es un proceso fácil hacer que esas voces se hagan pequeñitas, pero es posible y necesario!
      Me alegro de que hayas sentido que no estás sola con esto del tormento… la mayoría de las gente sufre de lo mismo sólo que no lo ven o creen que sufren por otros motivos, generalmente echándole la culpa a los demás. Gracias por comentar y por leer el blog. Saludos!

      Responder
      1. By mirna montoya on

        Mi hijo tiene 23 años y se siente igual, no tiene motivación esta deprimido y se autosabotea, es muy trsite como padres verlo así

        Responder
        1. By sergio (Autor del artículo) on

          Hola Mirna. Cuando uno está atrapado en esta dinámica, la atención de nuestra mente no es capaz de salir de allí, por eso la meditación es tan importante en estos casos para fortalecer el control de nuestra atención, junto con algún libro que te haga sentir acompañado en el proceso, para poder dar coherencia a lo que te pasa, etc. Libros como el poder del ahora, o cualquier otro que le haga comprender la verdadera causa de su sufrimiento.

          Imagino que como madre es muy doloroso, te sientes impotente y es difícil ayudar porque casi cualquier cosa le hará sentir más autorechazo… con 23 años hay que ser muy valiente para ir contra la corriente social y buscar tu propio proceso, pero se puede y a veces solo hace falta un ‘click’ para que todo cambie de dirección. Ánimo y mucha suerte con el asunto!

          Responder
    1. By sergio (Autor del artículo) on

      Hola Francisco. Con paciencia y fortaleciendo la atención, poco a poco podemos disfrutar más de la vida. Mucho ánimo y saludos!

      Responder
  2. By Fernando Pereyra on

    siento que describiste tal cual mi situación actual. me sirvieron mucho estas palabras. muchas gracias

    Responder
    1. By sergio (Autor del artículo) on

      Hola Fernando. Me alegro de que te sirviera lo que escribí, y te mando mucho ánimo y paciencia con esta situación. Se puede remediar meditando y aprendiendo a escuchar con paciencia todo lo que dice nuestra mente. Pronto escribiré más cosas sobre esto. Un saludo!

      Responder
  3. By felipe gil on

    no se rinda, cuando ud se sienta satisfecha de su ser, de quien es, habrá ganado más de lo que los pensamientos le quitaron, tendrá el mundo a sus pies, por que se habrá vencido a si misma

    Responder
    1. By sergio (Autor del artículo) on

      Muchas gracias Felipe por tus sabias palabras! La verdad es que es muy cierta la frase que has escrito, cuando superamos una adversidad siempre ganamos más que lo que perdimos…
      Un saludo!

      Responder
  4. By Anonimo on

    hola, no se como llegue a este lugar pero quiero decirte que comparto lo que hablas porque lo vivo tambien.
    atrapados en la mente, golpeando las paredes de la conciencia
    exigir a la mente un momento de respiro de tranquilidad para poder pensar pero es mejor adormecer ese dolor solo que cuando miras atrás esta ahí como una sombra.
    hay días en que todo va bien y tenemos las esperanzas que las cosas puedan cambiar en nosotros pero como…
    y hay días como este… en fin.
    saludos sergio luz para este día oscuro!

    Responder
    1. By sergio (Autor del artículo) on

      Muy bien expresado la verdad… si huir del dolor funcionara, yo sería el primero en hacerlo! Pero no funciona, ahí siguen las sombras pegadas a ti como tú dices.
      Así que nos toca transformar esas voces: observarlas y sustituirlas.
      Gracias por tu comentario, un saludo y mucho ánimo en tu camino!

      Responder
  5. By Mimy on

    Es como leerme a mi en mi propio camino.
    Poco a poco avanzando y respirando mejor.
    Gracias por compartir tu corazón.

    Vamos avanzando 🙂

    Responder
    1. By sergio (Autor del artículo) on

      Gracias a ti Mimy por comentar y me alegro de ver esperanza y confianza dentro de tu mensaje, a pesar de que muchas veces dudemos completamente…
      Saludos!

      Responder
  6. By Patri on

    Gracias Sergio. Hoy… al igual que otras tantas veces… me siento así. Deseo de todo corazón que mañana, después de la tormenta, brille el sol.

    Responder
  7. By susana on

    Cuando estas inserto en tus propias emociones, no importa si es pasado o presente están ahí, la mente no distingue las sensaciones o emociones que te generan ciertas cosas, espacios o personas, o simplemente la vida te pasa malas jugadas, no importa cuanto te esfuerces en cambiar, las circunstancias son las extrañas, y sumado a tu incapacidad de ver de otra forma, porque no te sientes libre de ataduras que te amarran al niño o niña dañada, y el adulto solo escapa del sufrimiento.

    Responder
  8. By Marcela on

    Hola, lei esto y es como escucharme a mí misma. También vivo una lucha interna bastante poderosa. Mi autoexigencia es muy alta y mi sensación de inutilidad y de que nunca nada será suficiente es bastante alta. A veces me dan ganas de rendirme y de acabar con todo, pero otras pienso que si es posible salir de ese circulo.

    Responder
    1. By sergio (Autor del artículo) on

      Hola Marcela. A veces las autoexigencia es la que impide rendirse… así que no todo es malo en el perfeccionismo! “Sólo” hay que transformar esa energía que no acepta vivir una vida con tanto sufrimiento innecesario, en energía constructiva que nos haga vivir más plácidamente. Transformarlo en “lucha” compasiva, no en batalla contra nuestras voces o nuestro pasado.

      Lo primero de todo, creer que es posible salir de esta stuación y saber que las tormentas son sólo tormentas, molestas pero soportables.

      Gracias por compartir tu vivencia! Te mando un saludo y mucho ánimo.

      Responder
  9. By maxi on

    raro…. me pregunto… si comparáramos nuetras voces internas cual seria la mas cruel e inútil.

    Cuando te leía pesaba yo no hago esto… pero me di cuenta de que me estaba engañando a mi mismo.

    como estaba relatado parecían tus voces mucho mas terribles que las mías…. no se si exageraste y te sentiste arto y escribiste metafóricamente para que la gente se despierte. Pero lo que si se es que por un segundo me dije a mi mismo…. si ese soy yo.

    esa es mi locura

    Responder
    1. By sergio (Autor del artículo) on

      Hola Maxi. Muy interesante lo que cuentas… ciertamente no exagero nada, pero sí que trato de narrarlo para generar un poco de despertar como tú dices. Lo más relevante es lo que tú has expresado, y es que muchas personas no creen que tengan esas batallas y mucho menos al nivel del texto, pero en la mayoría de los casos no es cierto: las tienen pero desarrollan respuestas automáticas a estas voces de las que ni siquiera son conscientes. Pero por supuesto que sienten su efecto, la limitación y los miedos que les generan.
      Muchas gracias por comentar y por tu enorme honestidad al contar lo que sentiste al leerlo. Un cordial saludo.

      Responder
  10. By Héctor M, Arreguín on

    Increible la resonancia que tuve, como si yo lo escribiera, pero es bueno identificar, y que de eso se trata para seguir quitando la capa de cebolla y llegar hasta el fondo de nuestro corazóm, gracias por el texto.

    Responder
    1. By sergio (Autor del artículo) on

      Eso es, quitar capas hasta llegar al fondo, a lo que realmente somos.
      Gracias por comentar Héctor! Saludos

      Responder
  11. By jorge velazquez on

    “Conquista tu vos critica intermna” es un libro que me ayudo mucho y me llevo a tomar ayuda de terapia y la verdad me ha resultado

    Responder
  12. By sergio (Autor del artículo) on

    Disculpadme pero muchos de vuestros comentarios habían ido automáticamente a la papelera porque el gestor consideró que eran spam… creo que he rescatado todos los que enviasteis y ya deberían poder leerse. Muchas gracias a todos por comentar!

    Responder
  13. By Lynna P. on

    HOLA.
    TUS PALABRAS FUERON EXACTAMENTE COMO ME SIENTO.
    LAS VOCES EN MI CABEZA APARECIERON DESDE MUY PEQUEÑA PORQUE CRECÍ SINTIÉNDOME SOLA SIN QUE NADIE ME ENTIENDA Y AL PRINCIPIO CREÍ QUE LAS VOCES ERA BUENAS Y SOLO QUERÍA HACERME COMPAÑÍA PERO CON EL TIEMPO ES COMO SI SE APROPIARAN DE MI Y ME RECRIMINARAN, ME DIJERAN QUE NO SOY LO SUFICIENTEMENTE BUENA, QUE NADIE NUNCA ME HA QUERIDO, QUE ECHADO POR LA BORDA MI FUTURO, AHORA LAS VOCES SOLO DECÍAN COSAS MALAS DE MI O MI ENTORNO, HACE UN PAR DE AÑOS ATRÁS LLEGO UN PUNTO QUE NO SOPORTABA TODO LO QUE PODÍA ESCUCHAR EN MI MENTE Y ME LLEVO A CREER QUE LA ÚNICA SOLUCIÓN ERA MORIR Y FALLIDA-MENTE LO INTENTE. AHORA PODRÍA DECIR QUE ESTOY ESTABLE PERO AUN LAS VOCES APARECEN Y ME ABSORBEN DE LA REALIDAD. TRATO DE LUCHAR CON ELLO CADA DÍA. Y EN MOMENTOS ES REALMENTE DIFÍCIL.

    Responder
    1. By sergio (Autor del artículo) on

      Hola Lynna.
      Gracias por compartir tu historia. Lamento mucho que pases por ese sufrimiento, te comprendo perfectamente. Por desgracia, a veces las personas se sienten tan atrapadas que llegan a situaciones como la que tú nos cuentas. Y el sentimiento de soledad es el que genera todo eso, sobre todo cuando lo hemos adquirido desde muy pequeños.
      La meditación es muy útil para fortalecer la atención, y ser capaz de percibir nuestro cuerpo cuando nos sentimos desbordados emocionalmente, y así no quedarnos tan atrapados.
      El sentimiento de soledad es algo que no se cura con facilidad, debemos hacer todo lo que podamos para fortalecer el sentimiento de ser merecedores y dignos de aceptación y amor, y darnos cuenta de que en realidad podemos sentir el cariño de mucha gente aunque no estén a nuestro lado.
      Te mando un abrazo sincero y mi total convencimiento de que no debes preocuparte por esas voces que no te definen, porque lo importante es todo lo bueno que hay en ti. Muchas gracias por tu valentía!

      Responder
  14. By Dante on

    Genial me leíste y soy tu espejo…espero hayas llegado a un acuerdo con tus voces disonantes

    Responder
    1. By sergio (Autor del artículo) on

      Hola Dante. Llego habitualmente a un acuerdo con ellas, y luego a un desacuerdo… y a otro acuerdo, y luego otro desacuerdo… 🙂
      Lo importante es redirigir la atención, hacer nuestro el control de la conciencia. Las veces que sea necesario…

      Responder
      1. By Dante on

        Asi es, me pasa aveces conmigo, e igual discuto con mis palabras pero veo que las has adiestrado bien…

        Responder
  15. By Franklin on

    Hola Sergio me identifico pero me surgió una curiosidad de saber que signo eres saludos y suerte en esta lucha constante sobre el dominio de nuestras emociones

    Responder
  16. By Gabriela on

    Estoy pensando ir donde un psicólogo, y no hablar. Tan Sólo llevar este texto. y decir eso me pasa, y literalmente sin mas ni menos, esa soy yo.

    Responder
    1. By sergio (Autor del artículo) on

      Hola Gabriela. Cuando escribí este texto era consciente de que ésta es una realidad que nos afecta a todos, aunque algunos no logren ‘escuchar’ esas voces o ver con claridad que es lo que les oprime. Pero siempre me quedaba la duda de si lograría en realidad que mucha gente se sintiera identificada, no acababa de estar confiado en que el texto hiciera su ‘trabajo’ de inspirarte esa sensación de “Joder, ésta es mi película… ésta es mi propia historia”.
      Así que me alegro de ver que el texto sí consigue provocar esa resonancia, aunque tampoco puedo alegrarme mucho… porque preferiría que ni tú ni nadie más tuviera este tormento interno! 🙂
      Te mando un cordial saludo, y mucho ánimo y compasión con esas voces.

      Responder
  17. By Hector on

    Me paso igual a mi… Pero esas voces muchas de las veces me orillaron a causarme dolor para usurpar esas voces, esos pensamientos. Cualquier tristeza o enojo, era cuestión que me la pasara ahogado pensando en que hice mal, en el hubiera o hasta en mi pasado. Antes portaba navajas en mi cartera, en mi carro para en una situación como esa, poderme cortar. Pero llego un punto en el que dije basta, es un tormento, porque sabia que un momento donde no aguantara lo iba a hacer con mas fuerza con otras intenciones, fue entonces que Me agarre tirando las navajas con las que me hacia daño. Ahora ya no me corto (tengo dos meses que no lo hago), por mas que tenga ganas. Por mas que me vengan pensamientos, trato de hallar la causa.. y pensar en algo bueno e incluso cuando tengo ansiedad y que comienza a aparecer el fantasma de mi pasado voy al parque y hago ejercicio. Si hay algo o alguien que me esta afectando trato de alejarme, bien me dijeron a veces hay que ser egoístas en quien queremos dentro de nuestras vidas o que etapas queremos.

    Somos como los refrigeradores, que pasa con la comida que tiene bastante tiempo, se hecha a perder.. es igual que con nosotros si guardamos y guardamos estaremos perdidos y nos amargaremos.

    Responder
    1. By sergio (Autor del artículo) on

      Hola Hector. Muchas gracias por tu sinceridad y contar tu historia. La verdad es que por desgracia cuando estas voces son intensas y no tenemos la habilidad de gestionarlas podemos hacer cosas horribles. En mi caso yo me ‘limitaba’ a torturarme psicológicamente, pero como bien comentas hay personas que sienten la necesidad de hacerse daño físico, o mucho peor, desahogan esa energía insoportable en los demás. Me alegra mucho ver que has encontrado recursos para hacer frente a tu desesperación. Son grandes consejos los que comentas, como lo de ir a hacer ejercicio y demás. Muchas veces es una cuestión fisiológica lo que hay que arreglar, ya que la desesperación y la ansiedad nos llena de energía y adrenalina, y lo más importante es liberar esas hormonas que nos tienen el sistema nervioso excitado. Si intentamos calmar la mente con un cuerpo lleno de energía no lo lograremos…
      Y, como tú mismo comentas, también es fundamental reemplazar esas voces por pensamientos positivos, redirigir nuestro foco de atención hacia lo positivo fuera de esas perturbaciones temporales que son pasajeras y que no nos definen.

      Un saludo y espero que sigas mejorando y sintiendote mejor cada día!

      Responder
  18. By Gaby on

    Por esas causalidades de la vida llegue a este sitio y encontré este texto en tu blog, gracias por hechar luz sobre mi, gracias por expresar en palabras lo que siento, simplemente gracias.

    Responder
    1. By sergio (Autor del artículo) on

      Gracias a ti Gaby por tus palabras. No estoy acostumbrado a tanta gratitud, así que estos mensajes tan sinceros como el tuyo me emocionan de verdad. Lograr que una persona al leerme se sienta identificada y se sienta menos ‘sola’ es todo un éxito para mí. Además, yo siento lo mismo cuando la parte de mí que está ‘dentro’ del texto encuentra resonancia con quien lo lee, así que gracias a ti…

      Responder
  19. By Rosana on

    hola…ni sé como llegué a este blog… muy interesante lo que decís… y los comentarios de todos… esas voces… en mi caso creo que es mi propia voz interior… me dí cuenta buscando mi niña interior… la vi… y fue muy raro, porque en verdad recibió amor, sin embargo sufría por dentro y se sentía sola, hoy la entendí, hoy la adulta que soy es distinta… y aprendí a decirle BASTA a esa voz que tortura, porque ojo! sigue tratando de manipularme… solo que ahora le hago frente, se puede en verdad se puede!claro que no es facil, siempre busco herramientas para lidiar con ella… intento introducirme en la meditación, tambien hago Tai Chi, trabajo, control mental… todo ayuda… pero la lucha continúa… cuando puedas publicá opciones y como realizarlas, gracias por tus palabras… te saludo… y que Dios te bendiga! e ilumine a todos!

    Responder
    1. By sergio (Autor del artículo) on

      Hola Rosana, me alegro de que te guste el blog. Me resulta muy familiar lo que cuentas… podía haber escrito yo tu comentario!, así que te comprendo perfectamente. Meditar y escribir son las prácticas más sólidas para cambiar nuestra vida y desprendernos de lo que nos dificulta la vida, pero la clave es el enfoque, la forma en la que meditamos y escribimos. Espero escribir sobre esto pronto, porque muchas personas no le sacan el provecho que podrían, porque lo enfocan de forma inadecuada. Conozco con detalle las dificultades y los ‘errores’ que se comenten en estas prácticas, porque yo los he sufrido todos incesantemente… así que intentaré poner algo de luz sobre este tema.
      Te mando un cordial saludo y gracias por tu comentario!

      Responder
  20. By Fabiana on

    Hola:
    Me encanta como escribís. Hace mas de un año, luego de una serie de situaciones de salud muy difíciles, terapia de por medio, comencé a escribir. Un día tuve una emoción muy fuerte y le escribí a mi “niña interior”. Entre lágrimas y como pude le escribí todo lo que desde ese “hoy” podía decirle.
    Fue un cambio rotundo en mi vida. Dar espacio a esas emociones. Validarlas, reconocerlas. Ponerlas de mi lado.
    Luego encontré una imágen, un león magullado al lado de una niña, que representa lo que sentí.
    Un gran alivio. Solo que el camino no termina ahí. Es necesario recordarlo.
    Gracias

    Responder
    1. By sergio (Autor del artículo) on

      Hola Fabiana. Me ha gustado mucho lo que has contado… por lo emotivo del relato y porque resume muy bien el proceso de ‘curación’ para salir del sufrimiento innecesario. Validar y aceptar nuestras emociones, y ponerlas de nuestro lado como tú dices.
      Escribir al ‘niño interior’ es una terapia de incalculable valor, en mi opinión la mejor que he probado para. Yo sigo escribiéndole para ayudar a cerrar esas heridas que nosotros mismos mantenemos abiertas…

      Muchas gracias por tu comentario Fabiana, me alegro de que la escritura te sirviera de refugio y te animo a que sigas escribiendo!
      Saludos

      Responder
  21. By Noelia on

    Hola!Me pasa igual con respeto a la lucha con esas voces negativas y la lucha con unos mismo para callar la mente!La diferencia es que yo no se si me auto-exijo !No logro terminar una carrera, ni terminar una meta, todo lo dejo para mañana y si no lo hago termino angustiada y con culpaporque ya tengo 28 y no logre nada!Me siento deprimida,no se para donde salir,me siento desilusionada de mi misma! Tengo tanto miedo a fracasar que no termino haciendo nada!Y con todo esto las luchas internas se incrementan!Ojalá me pueda dar un consejo! Gracias

    Responder
  22. By Carolina on

    Gracias por este texto! Me pregunto cuántos de nosotros nos sentimos así todo el tiempo, ya que para mi es una voz de aliento para saber que no soy la única en esta situación. De nuevo mil gracias!

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *