Mi dificultad para escribir sobre mí mismo

hand writes with a pen in a notebook

Este blog nació para ser escrito en primera persona. Ésa era mi intención inicial ya que sabía que hablar desde mis profundidades era la mejor medicina posible para mí. Quería narrar mi propia transformación personal, el incómodo pero necesario viaje hacia mí mismo. Sin embargo, me está resultando mucho más difícil de lo que pensaba, y en lugar de hablar de mí, acabo por escribir sólo reflexiones genéricas e impersonales.

La razón principal de mi bloqueo es mi percepción de lo que resultará útil e interesante para las personas que lean mis textos. Siento que mis escritos personales son demasiado complejos, tediosos y aburridamente obsesivos como para que resuenen con las vidas de los demás, y puedan sacarles provecho. Sé que mi obsesión por el perfeccionismo afecta enormemente a esta percepción, volviéndome extremadamente exigente y temeroso de cometer el más mínimo error. Es decir, siento un rechazo extremo a publicar algo que no ayude o que no se entienda (por ejemplo, este mismo texto, que me resisto mucho a publicar). De hecho, llego a sentir que si no es valioso para el 100% de las personas, entonces no es digno de publicación…

En esencia, los problemas de base y los miedos que tenemos todos son los mismos, pero las reacciones que hemos desarrollado cada persona son muy diferentes. Diferentes reacciones para las mismas causas. Por eso a veces nos resulta tan difícil ver la similitud entre nuestro sufrimiento y el de los demás. Esto me lleva a pensar que si escribo mis dificultades diarias en detalle, directamente y sin filtrar, la mayoría de los lectores no encontrarán aquí resonancia alguna con sus vidas. Convencido de que mis circunstancias son demasiado singulares y monótonas como para ser útiles, acabo limitándome a escribir reflexiones donde me concentro en mensajes en los que todos nos podamos ver reflejados.

Pero hay algo más. Hay otra razón que me dificulta mucho este tipo de escritura personal, y que también responde a mi obsesiva búsqueda de perfección y exactitud: sufro enormemente cuando intento escribir relajadamente, sin una estructura científica e impersonal, porque siento que no es suficientemente preciso y que me alejo de la ‘perfecta’ verdad. Por ejemplo, este mismo texto es ahora menos distante y formal gracias a que me he ‘obligado’ a suavizarlo; cuando lo escribí parecía un artículo sobre mis emociones, en lugar de un relato personal acerca de mis dificultades para hablar de mí mismo. Al hacerlo más personal, se agiganta mi sensación de que es un texto tedioso, poco interesante y defectuoso. Sé que esto no es cierto pero mi mente pelea, como si de una lucha a vida o muerte se tratara, para convencerme de lo contrario. Creo que esta vez, al menos, no me ha sometido por completo…

Quiero y necesito hacer un mayor esfuerzo por vencer esas barreras y abandonar mi propia prisión. Voy a intentar escribir pequeños relatos o exploraciones de mis conflictos internos, tratando de que no estén tan centrados en mis obsesiones perfeccionistas. También voy a repasar mis escritos personales para tratar de rescatar vivencias que, doy por hecho, mi mente no considerará ‘adecuadas’ para ser compartidas. Trataré de convencerla, amablemente, de que ser uno mismo siempre es lo adecuado.

 

–  Sergio –

 


Etiquetas: , ,

Publicado 8 octubre, 2016 por sergio in category "Cuaderno de Viaje

16 COMMENTS :

    1. By sergio (Autor del artículo) on

      Hola Amel, gracias por tu comentario!
      La verdad es que sí, que ésa debe ser nuestra búsqueda: ser uno mismo.
      Para ello tenemos que superar dos dificultades: la de reconocer nuestra verdadera voz, y la de atrevernos a actuar acorde a esa voz a pesar de las inseguridades que se disparan cuando tratas de hacerlo. Pero no hay otra camino que nos lleve a la felicidad duradera…
      Te mando un saludo!

      Responder
  1. By Lucía on

    Decidiste tomar un camino muy complejo, donde se hacen dos cosas, sanarse, y por otro lado compartir ese viaje hacia el interior.
    Tu dificultad -la de todos-, es que olvidamos que estamos cambiando a cada segundo, y que lo que hoy era para nosotros verdad, tal vez no lo sea mañana.
    Sigue adelante, no es fácil, pero sí es muy enriquecedor a la larga, nada mas ni nada menos que la paz interior…

    Responder
    1. By sergio (Autor del artículo) on

      Gracias por tu ánimo y tus sabias palabras Lucía. La verdad es que tomé este camino de compartir el viaje porque ya llevaba un tiempo inmerso en el proceso de transformación personal, pero faltaba algo que le diera más sentido. Además, no progresaba porque cuando te centras tanto en ti, acabas apegándote más a todo lo que te ocurre, a los deseos, a los tropiezos, etc. sobre todo si eres de perfil obsesivo. Entendí que tenía que ‘salir de mí’ para poder sanarme, tenía que construir un mundo donde cupiera algo más grande que mi ‘YO’.
      Espero ser capaz de vencer las barreras que mi mente me va a poner en este camino…

      Responder
      1. By Lucía on

        Es cierto Sergio, una de las cosas que más me ha ayudado a salir de ese estado de solo Yo, ha sido el de hacer voluntariado, te das cuenta que el mundo no gira alrededor de tus problemas. ¡animo! Rico charlar contigo. Saludos!

        Responder
        1. By sergio (Autor del artículo) on

          La verdad es que sí, todos los que habéis hecho voluntariado veis la luz con más facilidad porque esas experiencias son muy profundas y verdaderas. Y digo yo, ¿no sería mejor enseñarnos estas cosas desde pequeños en vez de tanto contenido informativo diseñado para que seamos productivos a nivel industrial y económico? Espero que algún día ésta y otras cosas sean las ‘normales’…
          Gracias Lucía, un saludo!

          Responder
  2. By Araceli on

    Eres muy valiente Sergio. Te acabo de descubrir! Es enormemente generoso por tu parte acordarte de nosotros…de todas aquellas personas que tenemos miedos, y que sabemos que la vida es simple…y necesita aferrarse a nuestro Yo…y qué complicado es eso… verdad?. Celebró haberte encontrado en mi camino…

    Responder
    1. By sergio (Autor del artículo) on

      Hola Araceli. Gracias por tu generosas palabras… aunque en realidad no creo que sea tan valiente! Simplemente llega un punto que ante tanto dolor, y tanta comprensión de ese dolor, tratas de aprovecharlo para generar bienestar para ti y para los demás. Parece que todo cobra sentido de esta forma, que el dolor se recicla en algo positivo…
      Cualquier miedo se agiganta en la soledad, así que espero que este blog sirva para que los miedos nos asusten cada día un poquito menos.

      Un saludo y celebro que hayas encontrado el blog!

      Responder
  3. By Jessica Cuturrufo on

    Me gustò este post Sergio. Quizàs es porque me siento identificada.
    Tb tengo esas luchas internas y mentales…
    Un muy querido amigo, me dijo q era la crisis de los 50. Mmm, no sè q tan cierto serà, pero de q te seguirè leyendo, serà.
    Saludos.

    Responder
    1. By sergio (Autor del artículo) on

      Gracias por tu comentario Jessica. A veces cuando escribo tengo serias dudas de que la mayoría de las personas sean capaces de identificarse con las problemáticas que describo, bien porque no lo explico adecuadamente o bien porque no son capaces de observarse con sinceridad. Me alegro de que veas que no estás sola en tus batallas, que los demás también las sufren, porque no hay cosa peor que sentirse sólo en las dificultades internas (desarrollas culpa, verguenza, etc.)

      Si las crisis nos llevan a un florecimiento de la conciencia, ¡bienvenidas sean! De todas formas, pienso que lo único cierto sobre las crisis cuando vamos cumpliendo años es que nos revelan que hay algo que no está bien desde hace mucho tiempo, y que ya no podemos seguir ignorándolo. Casi siempre es que nuestro ser necesita mayor atención y que no podemos seguir negándonos a nosotros mismos.
      Saludos!

      Responder
  4. By Andrea Valeria on

    Hola! hay una frase que reza…”Lo que estás buscando también te busca a ti, y si te quedas quieto, te encontrara…” en esta frase resumo el descubrimiento y lo sensación de empatía que sentí al leer cada uno de tus textos…Todo llega en el momento que tiene llegar, ni antes ni después. Hace años emprendí un camino arduo hacia mi interior por toooodas esas cuestiones que nombras en tus textos, no sé aún cómo sobreviví al miedo interno que me ha manejado desde que tengo consciencia y que a lo largo de los años se me ha hecho más real (ahora mismo estoy tratando de escribir sin revisar para no caer en el obsesivo perfeccionamiento que me caracterizó a lo largo de la vida)Tengo identificado el tema (que no es poco) y por eso ando buscando la punta del ovillo para poder desenmarañar este laberinto mental que me dejó atrapada y sin salida…Gracias, gracias, gracias Sergio, tus textos me confirman una vez más que TODO ES UNO.

    Responder
    1. By sergio (Autor del artículo) on

      Hola Andrea! Me alegra mucho que hayas podido soportar ese dolor interno y sigas determinada a deshacerte de esas cargas innecesarias que llevamos encima.
      Para alguien como yo que lleva toda la vida sumido en la absoluta incomprensión y la falta de empatía por parte de los demás, recibir un mensaje como el tuyo me ayuda a liberarme del viejo dolor. Sentir que alguien no sólo te comprende y acepta, sino que además empatiza y resuena contigo y con tus experiencias, es algo extraordinario. Normalmente mi autoexigencia me impide creer (a la profundidad del subconsciente) cualquier reconocimiento o muestra de aceptación hacia mí. Llevo una semana de extrema autoexigencia y hoy tengo dificultad para bajar los muros y recibir el amor de los demás, pero el entusiasmo que hay en tus palabras ha pasado por encima de mis muros… y te diría que me ha llenado de alegría por eso de no parecer ‘ñoño’, pero la verdad es que de lo que me ha llenado es de amor.
      Así que muchas gracias a ti por tu comentario, y por compartir algo de ti!

      Responder
  5. By Elvira on

    asi es escribir sobre uno mismo no es facil y menos si lo hacemos con la intencion de compartirlo es como un miedo a sentirte juzgado… pero a la vez como dices sientes el impulso de compartirlo porque no sabes cuantas personas como tu y como yo pueden sentirse identificadas…. amo las letras que han sido mis fieles compañeras en momentos dificiles.. bendiciones

    Responder
    1. By sergio (Autor del artículo) on

      Hola Elvira. Sin duda el miedo a sentirte juzgado puede ser un verdadero monstruo. Pero el beneficio de afrontarlo es extraordinario, así que sigamos adelante!
      Gracias y me alegro de que escribas para darle luz a tus vivencias interiores. Un saludo!

      Responder
    1. By sergio (Autor del artículo) on

      Hola Sofía. Para recibir los post automáticamente sólo tienes que poner el email en la casilla de ‘Si quieres seguir el blog’ que sale en la columna derecha o al final de algunos post. Si el gestor de correo lo hace bien entonces recibirás un email con cada nueva publicación.
      Espero que te gusten, saludos y gracias por leerme!

      Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *