Tiempo perdido

Nota: si quieres acompañar la lectura del texto con música, aquí puedes escuchar la canción que me ayudó a escribirlo.


 

Cada instante que paso lamentando el pasado,  

es tiempo que no vivo.

Cada instante que paso angustiado por el futuro,   

es tiempo que no vivo.

 

Tiempo al servicio del sufrir,

tiempo consumido entre sombras,

caminando tembloroso de la mano del miedo,

respirando pesado por las culpas y el reproche.  

 

Tiempo de espinas y rudezas,  

atrapado en luchas que detesto,

es esfuerzo infinito a cambio de nada,  

es desgaste y castigo a mi esperanza.

 

Tiempo donde no me dejo abrazar por tu bondad,

donde no agradezco tu presencia ni tus gestos,  

donde soy insensible a tu rostro y a tu alma,

donde no sonrío ni hacia fuera ni hacia dentro.

 

Tiempo anclado en un ayer que ya no existe,   

persiguiendo un mañana por naturaleza incierto,

es tiempo precioso gastado en vano,    

oro cósmico para siempre perdido.

 

Sólo en la fugacidad de Este momento,      

en este pulso continuo que ante nada se detiene,       

es donde la inspiración alumbra generosa mi camino,   

y mis problemas encuentran sus ansiadas soluciones.   

 

Cada instante que navego por el eterno presente,       

abriéndole mis brazos como velas al viento,      

es tiempo donde sólo el amor es quien me impulsa,

tiempo donde soy libre para gobernar mi rumbo.          

 

Cada instante que confío en la riqueza de la vida,        

que me rindo a sus maravillas y misterios,              

es tiempo que no sufro,

es tiempo que SÍ vivo.    

 

– Sergio M.


SI QUIERES SEGUIR EL BLOG:
Email *

El abrazo del Silencio

beautiful-music-ocean-Favim.com-360872

 

Sólo en la presencia de un silencio
podemos percibir la belleza de una nota musical.

Sólo en la presencia del vacío
pudo nuestra galaxia emerger y darnos vida.

Y sólo en la presencia de una conciencia serena
podemos apreciar la extraordinaria naturaleza de nuestro ser. 

El Silencio es un espacio libre,
un espacio de pura receptividad,
terreno fértil listo para el milagro de la creación.
Un universo de infinita posibilidad..

El Silencio es la cuna de toda criatura viva,
el regazo donde descansa el SER.
Allí no hay lucha, ni preocupación, ni duda alguna.
No hay separación ni hay un ‘yo’. Sólo hay unidad.

Permite que el Silencio te abrace,
que se fusione contigo hasta ser uno sólo.
Permite que te muestre tu propia belleza,
que te recuerde la pureza que late en tu interior.

El Silencio es el espacio donde surge la magia creativa,
donde se expresan sin temor todos tus talentos.
No frenes el proceso, no interfieras. Sólo observa confiado,
y deja que el Silencio te siga abrazando…

Permite que se obre el milagro,
que todo se despliegue sin tu esfuerzo.
Fúndete con tu fuente y con tu obra,
y disfruta de la unión en este vívido instante.

Permanece atento.
En silencio.
Sonriendo.

 

–  Sergio M. –


SI QUIERES SEGUIR EL BLOG:
Email *